Martín, un niño de nueve años, queda encargado de su clase durante una ausencia del profesor. Debe apuntar en la pizarra a los alumnos que hablen. Parece un encargo fácil… hasta que el “matón” de la clase empieza a hablar.

Creado por el 2015-04-19

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)