El porcentaje de padres que se alegran al descubrir que su hijo es gay es francamente muy pequeño. Si el padre en cuestión es un hombre de valores morales tradicionales, una sospecha como ésa puede convertir un agradable día familiar de Pascua en un molesto infierno particular en el que este hombre descubre, muy a su pesar, hasta dónde es capaz de llegar por su hijo.

Creado por el 2014-01-24

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)