En un mundo marcado por el estrés del trabajo, las prisas y el aislamiento forzado o voluntario al que nos vemos sometidos, a menudo es fácil olvidar que somos seres sociales y que, en el fondo, siempre necesitamos que alguien nos escuche.

Creado por el 2013-11-06

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)