Ramón y María viven y trabajan encerrados en una habitación del futuro que controla todos sus movimientos. Su único contacto con el mundo exterior es el ordenador, entablando conversaciones monótonas y unidireccionales con clientes de la compañía para la cual trabajan.

Creado por el 2013-12-02

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)