Un empleado de una casa de empeños se encuentra con un viejo muy peculiar, quien lleva una medalla olímpica para conseguir un poco de dinero y que, al mismo tiempo, le cuenta una historia genial, magnífica y apasionante.

Creado por el 2014-12-21

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)