Un pequeño hombre con una nariz larga y delgada con ardientes deseos llega a un restaurante y pide “Un conejito dulce”. La gran mesera no está segura de lo que quiere, pero hace todo lo posible por ayudarle.

Creado por el 2016-06-04

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)