Bogotá recibe el premio “León de Oro”, lo cual para unos asustados campesinos es una prometedora invitación; Así, mientras los naranjales se pudren, una familia capitalina retorna de vacaciones a su casa, ocupada ahora por extraños, no propiamente en vacaciones; Donde en el pasado, una mujer paseó bajo la luna con una orquídea en la mano mientras el poeta se suicidó con un arma en la mano; Ahora, una gótica se maquilla en la calle que conmemora al poeta, y romántica visita su tumba mientras la otra la deja, en la ciudad que con esperanzas pirotécnicas burla las angustias de los desplazados…, donde llueven gotas amargas en tiempo de verano.

Creado por el 2014-06-08

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)