Dicen que el frío no existe, que es sólo ausencia de calor. El calor de una mirada, de una espera, de un amor marchito. Un descenso en la temperatura imperceptible. Una temperatura que se tercia gélida. Y una metáfora que juega, cálida y fría a la vez, entre hielos que queman y fogones que se enfrían.

Creado por el 2014-11-06

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)