Jacobo es un buen chico, pero no es feliz. Las chicas le dan calabazas y su padrino es un cabronazo. Sólo le queda una salida para conseguir que lo quieran: convertirse en uno de “los malos”. Como su padrino.

Creado por el 2014-03-20

Tu dirección de correo electrónico NO será pública. Los campos requeridos son marcados *

*

captcha

Bip bip! Si no eres un robot no te olvides de completar el código de seguridad o tu comentario será inmediatamente olvidado! ;)